Cazando el primer capítulo de City Of Fallen Angels - Tercer Fragmento

16 febrero, 2011

Ha llegado el día en que debo publicar el tercer fragmento de CoFA. Aquí la lista de blogs donde podrán encontrar los primeros dos fragmentos: (:


Lista de los blogs que participan en la cacería:

MIERCOLES - ETERNAMENTE EN TINIEBLA - Ya publicado.
JUEVES - CDS COLOMBIA -
VIERNES - CDS MÉXICO -

Tercer Fragmento:

-Traducción en Eternamente en Tiniebla-

"No, se va cuando te conviertes en un vampiro completo. Solo son los subyugados que adoran a sus Señores y no pueden desobedecerlos. ¿No lo ves? Cuando fuiste a Dumont el clan de Raphael te drenó y moriste, y entonces te convertirse en vampiro. Pero si no te hubieran drenado, si en cambio te hubieran dado más sangre de vampiro, eventualmente te habrias convertido en un subyugado."

"Todo eso es muy interesante," dijo Simon. "Pero no explica por qué nos están mirando."

Isabelle los miró. "Ellos están mirándote a ti. Tal vez su amo a muerto y están buscando otro vampiro que los posea. Podrías tener mascotas", ella sonrió.

"O," dijo Simon, "tal vez están aquí por los hash browns".

"Los subyugados humanos no comen comida. Viven de una mezcla de sangre de vampiro y sangre animal. Los mantiene en un estado de animación suspendida. No son inmortales, pero envejecen lentamente."

"Lamentablemente," dijo Simon, mirándolos, "no parece que cuiden su apariencia"

Isabelle se sentó erguida. "Y están caminando hacia aquí. Creo que vamos a averiguar que es lo que quieren."

Los subyugados humanos se movían como si estuvieran sobre ruedas. No parecía como si estuvieran dando pasos tanto como deslizarse hacia delante sin hacer ruido. Les tomó solo segundos para cruzar el restaurante; al momento en que se acercaban a la mesa de Simon, Isabelle había sacado una daga afilada de la parte superior de su bota. Estaba encima de la mesa, brillando con las luces fluorescentes del local. Era oscura, plata pesada, con cruces grabadas en ambos lados de la empuñadura. La mayoría de las armas para repeler vampiros parecían tener cruces, en la suposición, pensó Simon, de que la mayoría de los vampiros eran Cristianos. ¿Quíen sabría que seguir una religión tan minoritaria seria tan ventajoso?

"Eso es suficientemente cerca," dijo Isabelle, mientras los subyugados se detenian al lado de la mesa, sus dedos a pulgadas de la daga. "Expongan su problema, ustedes dos."

"Cazadora de Sombras." La criatura de la izquierda habló en un susurro silbante. "No sabiamos de ustedes en esta situación."

Isabelle levantó una delicada ceja. "¿Y qué situación sería esa?"

El segundo subyugado apuntó con un dedo largo y gris a Simon. La uña en el extremo era amarillenta y puntiaguda. "Tenemos relación con el Daylighter".

"No, no la tienen," dijo Simon. "No tengo ni idea de quienes son. Nunca los habia visto."

"Yo soy el Sr. Walker," dijo la primer criatura. "Junto a mi esta el Sr. Archer. Nosotros servimos al vampiro más poderoso en la ciudad de Nueva York. La cabeza del más grande clan de Manhattan."

"Raphael Santiago," dijo Isabelle. "En ese caso ustedes deberian saber que Simon no es parte de ningún clan. Él es un agente libre."

El Sr. Walker sonrió con una leve sonrisa. "Mi Señor tenia la esperanza de que esa situación pudiera ser alterada."

Simon se encontró con los ojos de Isabelle a través de la mesa. Ella se encogió de hombros. "¿No te dijo Raphael que te mantuvieras alejado del clan?"

"Tal vez ha cambiado de opinión," sugirió Simon. "Ya sabes como es. De humor cambiante. Inconstante."

"No lo sabría. En realidad no lo he visto desde aquella vez que amenacé con matarlo con ese candelabro. Él lo tomo bien, sin embargo. No se inmutó."

"Fantástico," dijo Simon. Los dos subyugados estaban mirandolos. Su ojos eran de un pálido gris blanquecino, como nieve sucia. "Si Raphael me quiere en el clan, es porque quiere algo de mí. Ustedes podrían decirme qué es."

"No estamos al tanto de los planes de nuestro Señor," dijo el Sr. Archer en tono arrogante.

"No juego de dados, entonces," dijo Simon. "No iré."

"Si no quiere venir con nosotros, estamos autorizados a usar la fuerza para llevarle."

La daga pareció saltar en la mano de Isabelle; o al menos, ella apenas parecio moverse y después estaba sosteniendola. Ella la giró levemente. "Yo no haría eso si fuera ustedes."

El Sr. Archer le mostró los dientes. "¿Desde cuando los niños del Ángel se convirtieron en guardaespaldas de Subterráneos canallas? Yo los había pensando por encima de este tipo de asuntos, Isabelle Lightwood."

"Yo no soy su guardaespaldas," dijo Isabelle. "Soy su novia. Lo que me da el derecho de patear su trasero si lo molestan. Asi es como funciona."

¿Novia? Simon se sobresaltó lo suficiente como para mirarla con sopresa, pero ella estaba mirando a los subyugados, sus oscuros ojos brillando. Por un lado él no creía que Isabelle se hubiera referido a ella misma como su novia antes. Por otra parte fue sintomático de lo extraña que se había vuelto su vida de que esto era lo que más le había sorprendido esta noche, más que el hecho de que acababa de ser convocado a una reunión por el vampiro más poderoso de Nueva York.

"Mi Señor," dijo el Sr. Walker, en lo que probablemente pensó era un tono tranquilo, "tiene una propuesta que hacerle el Daylighter-"

"Su nombre es Simon. Simon Lewis."

"Que hacerle al Sr. Lewis. Le puedo prometer que el Sr. Lewis encontrará de lo más ventajoso si esta dispuesto a acompañarnos y escuchar a mi Señor. Lo juro por el honor de mi Señor que ningún daño vendrá a ti, Daylighter, y que si desea rechazar la oferta de mi Señor, usted es libre de hacerlo."

Mi Señor, mi Señor. El Sr. Walker pronunciaba las palabras con una mezcla de adoración y temor. Simon se estremeció un poco por dentro. Que horrible estar unido a alguien mas y no tener voluntad por tu cuenta.

Isabelle estaba sacudiendo la cabeza; le dijo "no" a Simon con los labios. Ella probablemente tenia razón, pensó. Isabelle era una excelente Cazadora de Sombras. Ella ha estado cazando demonios y Subterráneos rompedores de la ley- vampiros canallas, brujos practicantes de la mágia negra, hombres lobo que se vuelven salvajes y se comen a alguien- desde que ella tenía doce años, y era probablemente la mejor en lo hacía que cualquier otro Cazador de Sombra de su edad, con la excepción de su hermano Jace.

Y entonces había estado Sebastian, pensó Simon, que había sido mejor que ellos dos. Pero él estaba muerto.

"Muy bien," dijo. "Iré."

Los ojos de Isabelle redondos. "¡Simon!"

Ambos subyugados se frotaban las manos, como villanos en un libro de historietas. El gesto en si no era lo espeluznante realmente, era que lo hicieron al mismo tiempo y de la misma manera, como si fueran marionetas cuyos hilos hubieran sido tirados al unísono.

"Excelente," dijo el Sr. Archer.

Isabelle golpeó el cuchillo sobre la mesa con estrépito y se inclinó hacia delante, su brillante cabello negro cepillando la mesa. "Simon," dijo en un susurro urgente. "No seas estúpido. No hay razón para que vayas con ellos. Y Raphael es un idiota."

"Raphael es un Señor vampiro," dijo Simon. "Su sangre me hace un vampiro. Él es mi- como sea que le llamen."


Continúa mañana en Cazadores de Sombras Colombia...

6 comentarios:

  1. Genial!!!! Me encanta esto de la caza!! ahora te he promocionado en el blog :)

    ResponderEliminar
  2. Sin duda, el libro estara genial, ya quiero tenerlo en mis manos, esperemos que demore mucho en llegar a México!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  3. esta genial. me encantan cazadores de sombras!! son lo mejor. ya quiero q sea mañana.

    ResponderEliminar
  4. Ah!!! que emoción!
    Cazadores de Sombras, son estupendos!
    Muchas Gracias Chicas.
    kisses

    ResponderEliminar
  5. aaww extraño a jace&clary *_* jajaja simon no me gusta tanto ¬¬ xD gracias por la traduccion!! =)

    ResponderEliminar
  6. Definitivamente me tengo que apurar a terminar de leer los primeros y tener este!!!! =D

    ResponderEliminar

¡Deja tu comentario! ¡Tu opinión es muy importante para nosotros!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Goodreads twitter INSTAGRAM Blogovin Blogovin Blogovin Blogovin Facebook